Ciprés de Guadalupe (Cupressus guadalupensis)


Es una especie endémica de la Isla Guadalupe, la cual se encuentra listada en la NOM-059-SEMARNAT-2010, bajo la categoría de Peligro de extinción. Los individuos de Ciprés de Guadalupe son árboles de entre 15 a 20 metros de altura, que presentan un diámetro de 2 a 5 metros, la corteza del tronco y las ramas son lisas y con una coloración de gris claro a gris oscuro. Rosas Escobar en 2008, menciona 4 parches boscosos, con un tamaño poblacional en 2005 de 14 mil 700 individuos adultos, estos parches correspondían a los últimos reductos de una amplia distribución debido al impacto ambiental que fue provocado en el bosque por la herbivoría de las cabras ferales introducidas en el S. XIX. De igual forma, incendios han afectado a los individuos de la población de esta especie.

Esta especie únicamente se encuentra en la RB Isla Guadalupe.

Ciprés de Guadalupe (Cupressus guadalupensis). Fotografia Alejandro Ramos. Archivo CONANP

Actualmente, y durante el ejercicio 2014 a través del Programa de Conservación de Especies en Riesgo (PROCER), financiado por la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), se ejecutaron acciones para la conservación del bosque de Ciprés a través de la implementación de obras de conservación de suelos, manejo del material combustible y la realización del censo población de la especie, dando como resultado que el tamaño poblacional para el año 2014 fue de 5 mil 135 individuos, en diferentes estadios de maduración, de igual forma se descartó la presencia de enfermedades y plagas, concluyendo que el bosque de Ciprés de Guadalupe se encuentra en franca recuperación al estar incrementando su reclutamiento.

En la RB Isla Guadalupe se realiza la remocion de material forestal en deterioro con la finalidad de evitar un potencial incendio que afecte a los organismos jóvenes o en recuperación.

Manejo de material combustible. Fotografía Cesar Ramos. Archivo CONANP.

20131118_131234

 Guardaparque Alejandro Ramos y plantula de Cipres de Guadalupe en la RBIG. Fotografia Donaxi Borjes. Archivo CONANP.